En estos tiempos, es cuando nos damos cuenta de lo que realmente importa.


A través de los años, hemos ido creando un mundo material. Un lugar en donde tener el último smartphone se convirtió en prioridad. Trabajamos para tener más dinero, lujos y un lugar en la sociedad que en algún punto nos hace sentir que "encajamos".


Después, un día como cualquier otro, el COVID-19 aparece, obligándonos a quedarnos en nuestras casas. ¿Qué he aprendido en esta cuarentena? pues principalmente que lo material es un cero a la izquierda comparado con lo que muchos queremos en estos momentos: un abrazo, un beso, el cálido contacto de la persona que amamos.


Dentro de todo, esta pandemia nos dejará reflexionando a muchos sobre lo que verdaderamente importa. Y quizás, cuando todo esto termine, comencemos a apreciar las cosas que solemos dar por sentadas.


Quizás, empezaremos a dejar de posponer esa juntada con nuestros amigos. Saldremos a más lugares con nuestras familias, llenaremos de besos a esa persona especial. Apreciaremos todo lo pequeño que la vida tiene para ofrecer. Y ¿las cosas materiales? esas dejaran de ser tan importantes.